La "vida digital" enfrenta una "soga al cuello" que amenaza con asfixiarla

Cada día más personas intercambian información a través de Internet, desde computadoras fijas y portátiles y teléfonos móviles, y el uso de banda ancha móvil crece con rapidez. Operadores de redes reclaman al Estado que flexibilice el mercado para no sufrir un colapso

La vida digital enfrenta una soga al cuello que amenaza con asfixiarla

El tránsito en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores se acerca al borde del colapso, debido al crecimiento de la venta de vehículos, en especial automóviles, y a la falta de obras para ampliar las autopistas y para mejorar el transporte público de pasajeros y mercancías.

Un fenómeno similar se registrará en los próximos años en cuanto al tráfico de datos que se realiza por Internet en el mundo, si los operadores no realizan un manejo eficiente de sus redes y los gobiernos no adoptan medidas para liberar el uso del espectro radioeléctrico. Se trata que esa "vida digital" no sufra el efecto "soga al cuello" que puede llegar a asfixiarla.

Por ejemplo, el uso de banda ancha móvil crece con rapidez, impulsado por los consumidores equipados con teléfonos inteligentes (“smartphones”, en inglés), computadoras portátiles y recientemente, también los televisores móviles.

La mayoría de estos aparatos estarán conectados a través de tecnología móvil, debido a que ella ofrece conectividad, ubicuidad, seguridad y una fácil administración.

Los sistemas móviles también tienen el beneficio de ser globales, en términos de estándares y roaming. Además, con el crecimiento de los volúmenes, los precios bajarán y aumentará la viabilidad económica de conectar más y más aparatos.

A este panorama se suman los propios objetos que no son equipos informáticos pero que también se vinculan con Internet. Para dentro de 10 años, esos objetos serán solamente en la Argentina unos 400 millones de unidades.

Y los próximos tres años se sumarán 1.300 millones de nuevos dispositivos móviles en el mundo, que permitirán una alta interacción no sólo entre personas sino entre máquinas.

El desafío que enfrentan las redes fueron uno de los temas que más se debatieron en el marco del Congreso de Informática y Telecomunicaciones del Bicentenario (BicExpo), realizado la semana pasada en La Rural de Buenos Aires.

Estas infraestructuras deberán afrontar la prueba de funcionar con eficiencia y en forma simultánea satisfacer la demanda creciente, provocada por dispositivos que se personalizan cada vez más.

Guillermo Wichmann, gerente de Desarrollo de Negocios de Nokia Siemens Network (NSN), y Fabián Domínguez, gerente de Desarrollo de Negocios para Arquitectura Tecnológica de Cisco Latinoamérica, tocaron estos temas en la conferencia sobre tendencias tecnológicas en la BicExpo.

Tres pantallas

El ejecutivo de la “joint venture” entre Nokia y Siemens dedicada al negocio de las redes indicó que las tres pantallas ya no son empleadas sólo por las personas sino también por máquinas, que intercambian en forma permanente aplicaciones y contenido en la nube.

Esto derivará nuevas necesidades en el estilo de vida digital, que implicará nuevas maneras de individualidad y también de comunidad. Y la banda ancha será el vehículo de ese modo de vida digital, aplicado a mercados verticales, como el de la energía, el transporte, la salud, el comercio y otros, dijo Wichmann, citado por el boletín A Diario del grupo Convergencia.

Para estos mercados se estima que habrá subas de los servicios agregados superiores en todos los casos al 25% anual.

Domínguez advirtió que uno de los factores que generarán una disrupción será la cantidad de dispositivos que se sumarán a las redes.

Mientras en 2015 se estima que habrá 15.000 millones de equipos funcionando en las redes de telecomunicaciones, en 2020 superarán las 50.000 millones de unidades entre el uso de personas y el de máquinas.

El tráfico de video será otro de los factores de crecimiento: Mientras en 2012 el 60% del tráfico de Internet será de video, ese nivel alcanzará el 90% en 2013.

La computación en la nube (“cloud computing”, en inglés) es el cuarto elemento que deberá tener en cuenta la industria de las telecomunicaciones en los próximos años.

Esta tendencia concentra en los centros de datos los recursos y los servicios de tecnología informática que se proveen sobre demanda y a escala.

Redes móviles
Donde la prueba es más exigente y urgente es en el caso de las redes de comunicaciones inalámbricas y móviles. Aquí, los operadores reclaman que el Gobierno nacional libere espectro radioeléctrico.

Para los prestadores de telefonía celular, los principios de asignación de este recurso no deben estar limitados por topes, si se quiere desde el Estado impulsar modelos de negocios que alienten inversiones.

El tema fue abordado en un taller de trabajo sobre la cuestión del espectro en BicExpo. Allí hablaron Ricardo Terán, asesor de la Secretaría de Comunicaciones; y Eduardo Giménez, director del área de Relaciones Institucionales Empresarias, Académicas y Responsabilidad Corporativa de Telefónica.

Según informó el grupo Convergencia, la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) tiene 37,5 Mghz disponibles para subastar, lo que permitiría complementar las redes existentes.

Sin embargo, hoy rige una limitante que impide tener más de 50 Mghz para operar cuando existen suficientes bandas para aprovechar, sostuvo el ejecutivo de Telefónica.

Esta empresa es la única operadora de telefonía móvil de la Argentina que posee el máximo de 50 Mghz y que no puede acceder a más porque la regulación lo impide pese a que en varias oportunidades expresó su interés por contar con más bandas.

Giménez alentó a imitar a otros países que eliminaron los topes. Recordó que ante la mayor demanda de servicios, los clientes quieren más prestaciones y eso provoca una fuerte demanda de ancho de banda.

Terán reconoció que la mayor demanda de espectro provocará que en poco tiempo se consuma la mayor porción de estos recursos. Por esta razón, el acceso a la banda ancha generará problemas frente a la demanda de espectro con objetivos comerciales.

Sebastián Cabello, gerente de Regulación para el área de políticas públicas de la GSM Association (GSMA), la entidad que agrupa a operadores móviles y fabricantes de celulares y de infraestructura de redes, destacó la importancia estimular el desarrollo de la banda ancha móvil (BAM), porque es clave para la masificación del acceso a Internet en la población.

Cabello señaló también la importancia de utilizar el dividendo digital para masificar los servicios de la banda ancha móvil (BAM). En este sentido, destacó que la banda de 700 MHz permite dar el mismo servicio con mucha menos inversión en infraestructura que si se da sobre otra banda.
Por ejemplo, dar servicios móviles en la banda de 700 MHz es un 70% más barato que hacerlo sobre la de 2,1 GHz, dijo. Y resaltó que la masificación de la banda ancha móvil redunda en muchos más beneficios económicos para una sociedad que la creación de nuevos canales.

Se estima que en 2015 la mitad de la población mundial utilizará BAM, sobre todo porque se expandirán los dispositivos integrados y advirtió sobre el crecimiento que tuvo la banda ancha móvil el último año, que fue 113% en comparación con el 14% de los accesos por líneas telefónicas digitalizadas (ADSL).

Internet de las cosas
Si se hace una prospectiva de aquí a 10 años, las cifras que se manejan exceden los 8 dígitos. Para 2020 se estima que habrá 400 millones de dispositivos conectados a la red sólo en la Argentina. Según la empresa Ericsson, para ese año se estima que habrá 50 mil millones de usuarios conectados a nivel global, sumando aquí a personas y objetos.

“En los últimos años sólo se ha visto el comienzo de los beneficios que la banda ancha y sobre todo la banda ancha móvil pueden aportar a la sociedad.

De aquí a una década, todo dispositivo y cada situación que se beneficien de una conexión la tendrá”, señalaron desde este proveedor de infraestructura para redes, a partir de un estudio realizado por el departamento de análisis y estudios ConsumerLab de esta firma.

La Argentina es un país donde la banda ancha, y especialmente la banda ancha móvil ha tenido un rápido crecimiento, ésta es la base del desarrollo de la visión de Ericsson, ya que todos los aparatos que se beneficien de una conexión la tendrán. Ya no estará sólo conectados los teléfonos, notebooks, iPads o consolas de video, sino también medidores de luz, agua, gas, señalización vial, transporte público, monitores de salud, etc.”, explicó Eduardo Griffa, ejecutivo principal de esta compañía para la región sur de América latina.

Esta visión del mercado implica proyecciones hacia nuevas formas y modelos de negocios, debido a la masificación de la banda ancha móvil y las tendencias de consumo de miles de millones de personas en el mundo, que desean estar conectados en todo momento y lugar, los cuales hacen crecer cada día más el tráfico de datos.

Las nuevas capacidades de las redes y la evolución de la banda ancha móvil hacia la tercera y la cuarta generación (3G y 4G) permitirán la conexión de los 50 mil millones de dispositivos y al mismo tiempo las soluciones de máquina a máquina (M2M) y la comunicación persona-a-máquina determinarán el futuro de la industria de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y de la sociedad en su conjunto.

Se estima que el mercado anual de las comunicaciones de máquina a máquina (M2M) en dispositivos móviles crecerán aproximadamente de los 16 mil millones dólares de 2008 a más de 57 mil millones de dólares en 2014, según la consultora Strategy Analytics. Se espera que las conexiones M2M se tripliquen en los próximos cinco años.

El tráfico de datos entre objetos ya funciona en sectores como el transporte, a través de soluciones de seguimiento y en el sector energético, a través de contadores inteligentes.

El área de la salud está buscando por su lado una mejora en la atención a los pacientes mediante dispositivos de monitoreo remoto.

“A nivel mundial, prevemos que el número de usuarios de banda ancha aumentará a cerca de 3,4 billones en 2015 y el 80% de esta cifra serán suscriptores de banda ancha móvil, debido a un aumento masivo en el crecimiento en la usabilidad de tecnología de datos. Las nuevas capacidades de carga para los operadores será uno de los resultados de este rápido crecimiento”, afirmó Griffa.

La experiencia de Personal
En la BicExpo, Guillermo Rivaben, CEO de Personal, el operador móvil del grupo Telecom, relató su experiencia sobre estos desafíos que enfrentan las redes, desde su lugar en una compañía donde el 38% de los ingresos provienen de los servicios de valor agregado.

Rivaben recordó que hace más de tres años, cuando Personal lanzó sus servicios 3G, el mercado descreía que fuese el momento de invertir pensando en un horizonte de mayor consumo de banda ancha móvil. Pero en dos años, el tráfico creció 500 veces, y la venta de “smartphones” creció 130% y ya equivalen al 10% de los terminales que producen los fabricantes.

El video representará el 70% del tráfico en 2014, estimó Rivaben con lo cual en Personal, la primera en la Argentina en realizar pruebas con tecnología de 4G, no dudan en que deberá seguir invirtiendo en redes siempre y cuando el Estado abra posibilidades de adquirir espectro radioeléctrico.

La evolución de la banda ancha móvil, va ahora a la conexión de las cosas; chips y dispositivos comienzan a estar integrados a objetos de uso, como enseres o automóviles con lo cual la demanda será creciente, concluyó.

El caso brasileño
En la BicExpo hubo oportunidad de conocer de una fuente directa lo que ocurre en Brasil, uno de los mayores mercados de comunicaciones del mundo, y donde los accesos de banda ancha móvil lograron superar en menos de tres años a los de banda ancha fija, si se suman los teléfonos con datos y los minimodems.

Sin embargo, Roberto Pinto Martins, secretario de Telecomunicaciones del Ministerio de Comunicaciones de Brasil, la banda ancha móvil y 4G servirán para masificar, pero no para resolver la cuestión de la velocidad.

En el país vecino se planteó una estrategia de dos partes: se masificaron los servicios móviles y se aseguró la expansión de infraestructura y de los servicios de alta capacidad con tecnologías fijas como fibra óptica.

En el marco del Plan General de Metas de Universalización, una de las herramientas de políticas públicas de su país, para 2010 las empresas deberán elevar su capacidad de transmisión de datos a todos los municipios del país, es decir, más 5.600. Y se prepara un nuevo plan que elevará en cuatro veces esta capacidad.

En cuanto al Plan Nacional de Banda Ancha, que incluye alcanzar unos 40 millones de accesos fijos para 2014 a partir de los 13 millones actuales, el funcionario destacó las siguientes funcionalidades: exoneraciones de impuestos y financiación; estímulo a competencia; actualización regulatoria; gestión del espectro; redes de acceso y desarrollo de contenidos.


Fuente: César Dergarabedian © iProfesional.com

No hay comentarios: