Especialistas revelan claves de los hábitos de consumo del público femenino

La mayor participación que tienen las mujeres en el mercado laboral se evidencia en el tipo de productos que eligen, dónde los compran y la forma en que lo hacen. La necesidad de atender múltiples exigencias, laborales, familiares y personales, derivaron en cambios devpreferencias. Opina Havas Media

Especialistas revelan claves de los hábitos de consumo del público femenino

Cuidar de los hijos, ser eficiente en el trabajo, encargarse de la casa, comprar alimentos, ropa, artículos del hogar, pagar servicios, entre otros, conforman una larga lista de obligaciones y tareas que las mujeres atienden simultáneamente.

En este escenario, supermercados, shoppings, cadenas de retail, bancos -a través del ofrecimiento de descuentos y tarjetas de crédito-, están pendientes "a la pesca" de nuevos clientes.

Según un reciente informe de Havas Media sobre consumo femenino, "aquellos productos cuya promesa sea la practicidad tendrán grandes oportunidades de convertirse en sus aliados".

El factor "practicidad" resulta clave a la hora de las compras, especialmente para las mujeres. En este sentido, el estudio destca que un 57% de los trabajadores son hombres y 43% mujeres. En tanto, el 70% de este último grupo está conformado por madres (58%) y/o amas de casa (80 por ciento).

"Esta situación influye notablemente en las decisiones de compra, ya que, ante la falta de tiempo, tienen que buscar soluciones rápidas pero a la vez saludables, porque también le dan cada vez más importancia a la alimentación", explican los expertos.

Mujeres que trabajan
Según Havas Media, el segmento de mujeres que tienen un empleo responde, mayormente, a la franja etaria de 25 a 54 años.

Un 50% pertenecen al nivel socioeconómico BC y, según los expertos, serían quienes podrían poner en juego un deseo de independencia y desarrollo personal. En cambio, el nivel D registra una menor proporción de mujeres trabajadoras.

El hecho de que más mujeres estén integradas al mercado laboral repercute en el consumo. De acuerdo con el estudio, muchas se independizan de la casa de sus padres, se compran su primer auto y viajan al exterior. Como contrapartida, también postergan la maternidad.

El documento, además, puntualiza qué sucede -en materia de hábitos de consumo- respecto de las compras de artículos de consumo masivo.

Al respecto, destaca que si bien las preferencias por los artículos congelados podría asociarse, en mayor medida, al segmento femenino que trabaja, lo cierto es que también son demandados or quienes sólo son amas de casa.

No obstante, estas últimas no se inclinarían por la adquisición de verduras congeladas o enlatadas, revela el documento.


Y si de cocinar se trata, el informe señala que se asocia a un "acto de dar amor", por lo cual lo disfrutan tanto quienes tienen empleo (54%) como las que no cuentan con un trabajo (58%).

Electrodomésticos, celulares, los que nunca faltan en el hogar
Los avances tecnológicos ya son parte del día a día y, poco a poco, se han ido instalando en los hogares.

Los expertos de Havas Media destacan que el 83% de las mujeres que trabajan tienen un celular y que, en general, "hay una mayor posesión de microondas y heladeras con freezer, en estos hogares que en las de quienes no tienen empleo".

En cuanto a las cadenas de compra, el documento remarca que el 45% de las mujeres, sin distinguir la situación laboral, realizan las compras del hogar en supermercados de cadena.


"También las mujeres que trabajan son afines a comprar en Shoppings y son algo más coquetas", explicaron en Havas.

A continuación, un cuadro devela cómo se reparten llas preferencias del segmento femenino.

Otro aspecto que destaca el informe tiene que ver con los productos que más se compran en el shopping. En este sentido, las proporciones serían las siguientes:

  • Ropa de mujer (15%).
  • Ropa de hombre (8%).
  • Calzado (8%).
  • Ropa de niños/bebés (6%).


Gustos y tendencias
Tanto las mujeres que tienen trabajo como las que no, ya no se limitan a la realización de tareas domésticas y el cuidado de los hijos en su hogar. Hoy en día aprovechan su tiempo libre y, parte del mismo, lo destinan a las compras.

Y también lo destinan a distraerse y acceder a los diferentes medios de comunicación. Según el estudio, la penetración de la TV Abierta es algo mayor en las mujeres que no trabajan.

Por otra parte, el documento destaca que hay una profunda brecha en el acceso a Internet entre ambos grupos porque es "un medio afín a las mujeres que trabajan".

"Internet es para ellas un medio accesible y cotidiano. Las actividades más realizadas por esta vía son el uso del correo electrónico y la búsqueda de información", agregan los expertos de Havas Media.

Por otra parte, remarcan que la mitad de las mujeres que trabajan poseen una caja de ahorros y casi el 60% tarjeta de crédito.



Al respecto, los especialistas agregan que, dado que tienen un nivel de bancarización relevante, "esto impacta en sus hábitos de compra".

Por ello, son más afines a la compra en cuotas que las que no trabajan.

A pesar de este avance, la estructura de ingresos es aún muy diferente en relación a los hombres, ya que un 75% del segmento femenino gana menos de $2.400 por mes (vs 58% de hombres).

En cuanto a los sectores que han incorporado más trabajadoras, el documento resalta las áreas de medicina, educación, servicios sociales y leyes.

Además, la participación de la mujer crece en empresas medianas y pequeñas, aunque son pocas las que ocupan cargos directivos o de administración superior, con sòlo un 9% de este segmento.

En este contexto, los expertos señalan que "el 64% valora el disfrute por sobre el dinero que ganan y el 70% están muy satisfechas con su estilo de vida" y concluyen que "sólo un 29% no volvería a trabajar si ganase la lotería y que sólo un grupo, formado por un tercio, se definen como "workaholics" -es decir, quienes estarían dispuestas a resignar tiempo con su familia para avanzar profesionalmente".


Fuente: IProfesional.com

No hay comentarios: